PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

¿Tengo que desnudarme completamente?

No. Lo más importante para disfrutar del masaje es que te sientas cómod@, por lo tanto puedes quedarte en ropa interior y también tendrás a tu disposición ropa interior desechable. La recomendación es recibir el masaje desnudo porque favorece la integración de las diferentes partes del cuerpo, facilita el acceso a la zona lumbar, glúteos y cadera y facilita el trabajo del terapeuta. La zona genital siempre queda protegida debajo de la sábana.

¿Cuánto cuesta y qué duración tiene el masaje californiano?

El precio de cada sesión es de 75€ y la duración es de 90 minutos. Súmale 15 minutos para hacerte una idea de lo que puede durar la experiencia de inicio a final.

¿Trabajas los sábados?

En horario de tardes. Consulta la disponibilidad y reserva tu sesión a través de mi agenda online.

¿Puedo pagar con tarjeta?

No. Puedes pagar en efectivo, bizum o transferencia bancaria.

¿Cómo puedo aprovechar al máximo mi experiencia?

  • Sé puntual. No comas justo antes de tu masaje, o bien come algo ligero. Silencia el teléfono durante toda la sesión.

  • Coméntame aspectos relevantes de tu salud y sobre todo comparte tus necesidades y preocupaciones, te ayudará a relajarte y sentirte segur@.

  • Te invito a expresarte en relación al nivel de presión, temperatura de la sala, volumen de la música etc. ¡Cualquier feedback es bienvenido!

 

Me siento ‘rar@’ después del masaje, incluso el día después. ¿Es normal?

A veces puede suceder. Durante las 24h posteriores al masaje puedes sentir un ligero malestar corporal (‘agujetas’), dolor de cabeza o sensaciones corporales desconocidas (que pueden ser incómodas de sostener). Es tu cuerpo que al abrirse y aflojarse está eliminando toxinas y liberando carga traumática. Estos efectos remiten paulatinamente a medida que tu cuerpo se equilibra de nuevo.

¿Con qué frecuencia recomiendas recibir este masaje?

Depende de tus objetivos y del momento vital en el que te encuentres. Primero experimenta si este contacto te hace bien. Si quieres seguir un proceso y experimentar cambios en tu cuerpo, mente y estado emocional te recomiendo empezar con 3 o 4 sesiones seguidas (semanales o quincenales).

Los beneficios del masaje son acumulativos a lo largo del tiempo. Por lo tanto, cuanto más a menudo los recibas, mejor te sentirás y más rápido responderá tu cuerpo. Es más fácil trabajar sobre un tejido blando y se puede llegar mucho más profundo.

 

No tengo palabras para describir este masaje, lo que estoy sintiendo... (después de una sesión). ¿?

Ante todo es una magnífica señal. El cuerpo tiene una sabiduría innata que muchas veces no alcanzamos a poner en palabras.

  • Los beneficios del contacto físico y su incidencia en nuestra biología van mucho más allá de la simple relajación y el alivio del dolor.

  • La liberación de hormonas como la oxitocina es uno de los mayores beneficios que recibirás en tu masaje. Te ayuda a conectar con los demás, promueve sensaciones físicas agradables y te da un sentido bienestar y alegría.

  • El contacto físico impulsa tu sistema inmune y incrementa tus niveles de serotonina y dopamina; dos neurotransmisores que ayudan a tu cuerpo a regular el estado de ánimo así como a liberar el estrés y la ansiedad.  ¡Qué increíble y qué sencillo a la vez!

 

¿Tienes alguna duda? Puedes contactar conmigo a través del teléfono o el formulario de contacto. También puedes leer los comentarios de las personas que ya han confiado en mí.

A través de mi agenda online puedes programar tu masaje de 90 minutos de una manera fácil y sencilla. Consulta mi disponibilidad y reserva en el horario que más te convenga.